radicales-libres-envejecimiento

¿Qué son los Radicales Libres?

La piel, con el paso del tiempo, sufre deterioro tanto a nivel interno como externo. El interno se deriva del proceso de envejecimiento fisiológico natural, que conduce a un progresivo daño estructural y funcional de la piel; y el deterioro externo sería un proceso oxidativo como consecuencia de las múltiples agresiones que recibe en su función de barrera protectora de nuestro cuerpo, como son la polución, la climatología, el tabaco, el alcohol, los contaminantes alimentarios y de otra fuente, el estrés, las radiaciones, etc.

La manifestación de estas agresiones en la piel son las manchas y arrugas que lenta, pero inexorablemente, van apareciendo, como resultado del deterioro interno, y el envejecimiento cutáneo como resultado de la formación de radicales libres procedentes de la agresión oxidativa de los factores externos.

Las consecuencias del exceso de radicales libres en el organismo, afectan directamente a nuestro estado de salud, acelerando el envejecimiento debido a la acumulación a lo largo de los años de los mismos. Como consecuencia de esto las membranas de las células de la piel se modifican, dificultando la nutrición de la piel, viéndose por otro lado también dañadas las fibras de colágeno y la elastina, por lo que la piel pierde firmeza y elasticidad.

Defensa antioxidante

La defensa antioxidativa celular pasa por dos estrategias. Una de ellas es la presencia en la membrana celular de ácidos grasos que no se oxidan, y la otra, el aporte de componentes antioxidantes que contrarrestan las sustancias oxidantes presentes en la célula.

Ambas estrategias se consiguen con el aceite de oliva pues el ácido graso mayoritario en su composición, el ácido oleico, cuando está en la membrana celular en gran cantidad, cosa que ocurre cuando se ingiere habitualmente aceite de oliva o se aplica tópicamente, no se oxida. Además, en el aceite de oliva se encuentran varias sustancias antioxidantes (dentro de los llamados componentes menores) que están en mayor concentración cuando el aceite es virgen extra: los flavonoides, los polifenoles y la vitamina E, que son los que aportan al aceite la propiedad de conservante; y al tratarse de antioxidante celulares, retrasan el envejecimiento celular.

El aceite de oliva virgen extra, tiene un perfil lipídico muy similar al de la piel del ser humano, ha sido, es y será un ingrediente clave a la hora de intentar paliar los problemas del tejido cutáneo por sus innumerables propiedades hidratantes, antioxidatívas, suavizantes y protectoras.

Asi, el Aceite de Oliva Virgen Extra

  • Protege la piel frente a factores ambientales externos, la hidrata y mantiene la estructura íntegra de la dermis, permitiendo una mejor regeneración y por lo tanto, una mayor firmeza.
  • Es una fuente muy rica en ácidos grasos esenciales que contribuyen a restaurar los niveles naturales de humedad de la piel.
  • Su principal componente, el ácido oleico, es un constituyente de las membranas celulares y de la piel.
  • Es un excelente emoliente corporal
  • Tiene un notable efecto tonificante de la epidermis.
  • Fortalece también las uñas y suaviza las cutículas.
  • Es un gran calmante en las sensaciones de prurito y escozor.
  • Alivia el dolor en las úlceras y heridas.

Todos los productos de la línea CREMOLIVE están formulados a base de Aceite de Oliva Virgen Extra, con un proceso de fabricación que preserva todas las sustancias antioxidantes presentes en los componentes menores, ya que tanto el proceso de extracción del aceite como el proceso de formulación se realizan en frio, evitando así la degradación que sufren estos componentes menores con el calor.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *